FACIAM, 40 años con las personas sin hogar

FACIAM cumple en este año 2019, 40 años de existencia como red  y por eso, el 18 de noviembre, a las 18:00h, estaremos conmemorando este aniversario en el Patio de Cristales del Palacio de Cibeles, de Madrid. Nos acompañarán las personas que han sido y son parte de nuestro camino: personas acompañadas en nuestros proyectos, entidades sociales, Iglesia, administraciones, representantes políticos, medios de comunicación. Un acto que compartiremos con amigos y amigas pero también un momento para de poner en primer plano la realidad del  sinhogarismo, que desgraciadamente sigue siendo un más estructural en nuestra sociedad.  40 años de compromiso y trabajo, pasado y presente, siempre  al lado de las personas sin hogar.

1979 es el año en el que se crea FACIAM, año que abre la puerta la década de los 80, una década de cambio social. Eran los años del paro, que afectaba de manera lacerante a las personas que llegaban a nuestra ciudad, y a las que ya estaban. El desgarro de la emigración, y la exclusión del mercado de trabajo origina que las pérdidas se acumulen en las personas más frágiles : un hogar estable, el trabajo, la familia,… y al final llega la calle, con su soledad, su frustración, su aislamiento.

Este año 1979 será para nosotros también un año de alianzas y trabajo en red. Albergue San Juan de Dios,  Centro de Información y Acogida de Cáritas Madrid (el actual CEDIA24h), Fundación San Martín de Porres y las Damas Apostólicas (hoy, Apostólicas del C.J,) que ya contaban con acogida para mujeres,  serán  las entidades fundadoras de FACIAM.  Recordamos especialmente a sus impulsores, visionarios e innovadores en su tiempo, Antonio Zarzosa, Hno. De San Juan de Dios, ya fallecido, y al Hno. Ramiro Castrillo, fraile Dominico, que sigue trabajando hoy, como el primer día, al lado de las personas sin hogar, en el Albergue y proyectos de Fundación San Martín de Porres. FACIAM, reúne, así  en su creación, a instituciones religiosas que en ese momento se dedican a acompañar a personas “transeúntes y marginadas” …término acuñado  que sigue a la definición histórica anterior, de “vagabundos o mendigos”.

Descubrimos desde entonces que  ya no se puede trabajar solo. Es imprescindible coordinarse para lograr una planificación de objetivos, de recursos, de medios.  La atención a las personas en calle, adquiere en los años 80, un rasgo más de trabajo social.  Se empiezan a aplicar fichas sociales, historias psico-sociales, seguimientos,…Es la profesionalización del sector social. La administración pública cambia su papel represivo por el de intervención, aportan recursos e ideas. Se empieza a planificar, comienzan los programas. Desde F. San Martín de Porres, se pone en marcha una herramienta informática  que permitió la introducción de todos los datos de los centros de acogida en Madrid en bases de datos digitales. Se comprueban duplicidades y se impone la racionalización…

Comienza así en esta década, una época diferente en el trabajo social, que evolucionará hasta nuestros días. En el año 1981, Cáritas pone en marcha el “Programa de Transeúntes”. En estos años se hacen estudios, se celebran congresos, encuentros, jornadas… En 1988 se constituye FEANTSA, (Federación Europea de Asociaciones Nacionales que trabajan con los sin techo) haciéndose cargo del observatorio europeo de los Sin Techo que comenzó a emitir informes anuales y que será la referencia desde entonces, de estudios, datos, tendencias, metodologías..

En los años 90, con nuestro país ya incorporado a Europa, llega el surgimiento de entidades sociales que  se añaden a la tarea. Son los años de la implantación del Ingreso Madrileña de Integración y el que habrá que acercar a la gente de la calle.  Son años en  los que desde Europa penetran los términos homeless, homelessness.. y que traduciremos como “Sinhogarismo”

En 1992 Feantsa propone institucionalizar el Dia de los Sin  Techo el 5 de octubre. Ese año, en Madrid, FACIAM elabora un cartel propio y organiza una campaña en Radio Popular con gran repercusión social. Desde entonces no hemos faltado cada año a la cita con la Campaña de las personas sin hogar, una campaña cuyo objetivo no era la recaudación de fondos sino la sensibilización, inaugurando una nueva línea innovadora de trabajo. Gracias a estas campañas, la visión social del problema del sinhogarismo se va transformando radicalmente.  27 años ya transcurridos desde entonces en de presencia puntual en la sociedad, en los medios, manteniendo la mirada de la dignidad, de los derechos, de la posibilidad de terminar con el Sinhogarismo. Un itinerario que os invitamos a recorrer a través de sus carteles, un recorrido visual de esta realidad y de su lectura social.

En 1996 se formula y expande la propuesta “Volver a ser” de Cáritas Española, con el ahora denostado modelo de escalera pero que en su momento, fue un trazado innovador respecto a la contención y al asistencialismo anterior, en favor de  la inserción social, laboral, y relacional de las personas sin techo y que supuso la transformación de estructuras, recursos y centros de atención en todo el país. Nuevas metodologías surgieron después, como los proyectos de Baja Exigencia como “Calor y Café”, trabajo en calle,…

Estos han sido los cimientos de la actual FACIAM, que  ha transitado  desde su origen por los distintas etapas y conceptos del sinhogarismo, y que  ha sabido evolucionar con ellos,  acorde con los tiempos que la historia de nuestro país y su progreso iban señalando. De mendigo / vagabundo  a  transeúnte/ marginado/ excluido/ sin hogar. ..Así, en esta evolución y devenir constante se ha ido construyendo lo que somos ahora.

Hoy, en el siglo XXI, contamos con una extensa y profesionalizada red de atención a las personas sin hogar, se han multiplicado el número de entidades comprometidas con esta realidad, también los ciudadanos que con trabajo voluntario, participan en sus proyectos. Contamos también con las anheladas estrategias, explicitadas ya en todos los ámbitos,  estatal, autonómico y local, pero seguimos teniendo a personas en nuestras calles. También vemos que no lejos de reducirse, la desigualdad social y la pobreza aumentan, y hoy es el día en el que estamos inmersos en una oleada de discursos extremistas a los que urgente contraponer la idea de dignidad,  respeto y justicia social para contrarrestarlos y deconstruirlos.

Pero, ¿qué es lo que ha hecho sobrevivir y ganar solidez a esta red en esta, nuestra sociedad líquida a lo largo de tantos años?  Los valores compartidos, la fe, la voluntad, la vocación clara, y el compromiso irrenunciable con los últimos y últimas de la sociedad. Esta red ha dado respuesta firme a la realidad cambiante y ha sabido también evolucionar y adaptarse a nuevas necesidades y situaciones a lo largo de su historia.

La red FACIAM surge en un momento en el que la inmigración interior y la crisis económica convirtieron a tantas personas en “transeúntes y marginados”. Hoy, 40 años después, las personas excluidas, vulnerables, las personas en situación de sin hogar, inmigrantes, menores no acompañados, mujeres, personas con adicciones, con problemas de salud, personas desempleadas, jóvenes,… siguen llegando a la calle y recalando en nuestras orillas. Nuestra sociedad sigue teniendo 40 años después, agujeros por el que siguen cayendo tantas personas.

Con más recursos, con más presupuesto, con más técnicos, con más calidad, nos enfrentamos ahora, en este siglo XXI, a retos no muy diferentes que hace 40 años.

Mientras buscamos la solución al sinhogarismo (y ojalá la encontremos),  las personas siguen necesitando descansar, alimentarse, ducharse, recomponer su historia, tener calma para orientar un camino para sus vidas, encontrar la motivación para seguir adelante, recomponer su proyecto vital… y ahí nos van a seguir encontrando.

La Red FACIAM

La Red FACIAM es una entidad de carácter estatal, formada por 10 entidades con implantación en las Comunidades Autónomas de Madrid, Asturias,  Aragón y Galicia.

Entre todas ellas aportan 836 plazas de alojamiento entre recursos de media estancia, centros de noche y programa de pisos y Housing First; 654 plazas de Comedores y 438 plazas en Centros de Día, y diversifican su atención, además,  con recursos específicos para mujer sin hogar, programas de orientación laboral y de empleo, recursos y proyectos para jóvenes, para familias, para personas privadas de libertad, para personas con cronicidad en calle y programas para personas con diversidad sexual.

No comments yet.

Leave a comment