Campaña de las personas sin hogar 2018

Dignidad, derechos y posibilidad

En 2018 finalizamos el trienio de Campaña 2016-2018, tres años en los que desde diferentes ejes y contenidos intentamos transmitir un mensaje de dignidad y derechos sobre las personas en situación de sin hogar, así como la necesidad de un compromiso colectivo con la posibilidad de acabar con el sinhogarismo.

Nos parece necesario en la Campaña poner en valor elementos centrales y nucleares para generar procesos de inclusión de las personas en situación de sin hogar, fomentando su participación y posibilitando la recuperación del ejercicio de ciudadanía. En este ciclo de tres años hemos querido hacer hincapié en ellos, dándole centralidad en los contenidos de la Campaña a:

  • La dignidad, en 2016
  • Los derechos, en 2017
  • La posibilidad de acabar con el sinhogarismo, este 2018

Si nos paramos a preguntarnos ¿qué se necesita para que no haya Nadie Sin Hogar? ¿Es una utopía inalcanzable? ¿Realmente es posible acabar con el sinhogarismo? La respuesta a esta última pregunta es SÍ, con mayúsculas. Es posible si hay voluntad política y compro-miso común, de toda la sociedad: de las administraciones (que deben legislar poniendo a las personas en el centro y facilitando el acceso a la vivienda y al resto de derechos), de la ciudadanía (que puede cambiar su mirada hacia las personas sin hogar), de los medios de comunicación (que pueden comunicar de otra manera, libre de prejuicios y estere-otipos, y con noticias en positivo) de las entidades sociales (que debemos acompañar a las personas desde criterios de calidad y calidez), y por supuesto de las propias personas afectadas que sufren el sinhogarismo, que con los necesarios apoyos pueden iniciar procesos de inclusión, recuperación de vínculos y participación en la sociedad.

Ahora bien, el caldo de cultivo necesario para que acabar con el sinhogarismo sea posible debe darse en una sociedad justa y comprometida con las personas que paradójicamente expulsa. Esto nos lleva a la pregunta de ¿en qué modelo de sociedad queremos vivir? ¿en una que se olvida de las personas más excluidas? ¿que no es sensible ni justa con aquellos y aquel-las que no pueden acceder a un hogar?

Desde la Campaña apostamos por una sociedad del bien común, una sociedad acogedora e inclusiva que pone a las personas en el centro y que se compromete con el ejerci-cio de sus derechos, que ve las potencialidades y fortalezas de las personas y no sólo sus carencias, que pone en valor a las personas y su dignidad por el simple hecho de serlo.

Queda mucho por hacer, y no debemos ni podemos permitirnos bajar la voz, ni dejar de poner en valor los derechos y la dignidad de las personas en situación de sin hogar. Fina-lizamos un trienio con la esperanza e ilusión de que la Campaña no sea necesaria el año que viene, porque hayamos acabado con el sinhogarismo. En 2019 iniciaremos un nuevo periodo en el que seguiremos insistiendo en que “Nadie Sin Hogar” es posible.

Líneas fuerza de la Campaña

En la Campaña 2018 queremos decir “¡basta ya!”: de vulneraciones de derechos, de invisibilidad, de sufrimiento, de vivir en la calle, de inseguridad, de agresiones, de no poder acceder a una vivienda… de no tener hogar. El lema de la Campaña 2018 intenta reforzar esta idea: “¿Y tú qué dices? Di basta. Nadie Sin Hogar”. Queremos y debemos interpelar a la sociedad, a las administraciones públicas, a nosotros y nosotras mismas… Es necesario y urgente poner un límite a situaciones tan dolorosas, que suponen una grave vulneración de derechos, y que además afectan a miles de personas.

También queremos decir “¡así no!”: desde unas políticas públicas que no favorecen el acceso y ejercicio de derechos de las personas más vulnerables, principalmente el derecho a la vivienda, pero no sólo. También las personas sin hogar vemos vulnerados nuestro derecho a la salud cuando no podemos acceder a la tarjeta sanitaria (porque no tenemos empadronamiento), a la protección social cuando no podemos empadronarnos donde vivimos, a la participación cuando no podemos ejercer nuestra condición de ciudadanos y ciudadanas…

Y además afirmamos que “Nadie Sin Hogar es posible”. No renunciamos a nuestro derecho a la esperanza, a la confianza en que con una opción clara y real por poner a las personas en el centro es posible acabar con el sinhogarismo. Avanzaremos en ello cuando las administraciones y políticas públicas se orienten a la garantía de acceso y ejercicio de derechos, para todas las personas, y en especial para aquellas que más dificultades tienen. Esta orientación a la garantía de derechos se debe llevar a cabo con acciones reales y efectivas, que contemplen presupuestos e inversiones concretas, suficientes y adecuadas, que demuestren una voluntad clara y firme de acabar con el sinhogarismo. Por ejemplo, la Estrategia Nacional Integral para Personas Sin Hogar 2015-2020 se elaboró sin presupuesto concreto para poner en marcha las medidas que contempla, a pesar de que desde las entidades sociales se ha reclamado de manera constante que se debía dotar de presupuesto si se quería que pudiera tener algún efecto real, por lo que a fecha de hoy no está teniendo ningún desarrollo. Es un ejemplo de que no bastan declaraciones de intenciones, sino que son necesarias inversiones que concreten y posibiliten las medidas y políticas propuestas.

Queremos y creemos en una sociedad que se preocupe y ocupe por el bien común, no sólo por el de unos pocos, y que sea especialmente sensible con aquellas personas en situación de mayor exclusión. Para que Nadie Sin Hogar sea posible debemos también cambiar nuestra mirada, ver a las personas de manera integral, con su dignidad y derechos, más allá de la imagen inmediata, del estereotipo, del prejuicio y del miedo.

Aunque Nadie Sin Hogar pueda parecer utópico e inalcanzable, no queremos renunciar a un sueño de dignidad, de justicia y de derechos para todas las personas. Sin esperanza compartida podemos vernos atrapados en intereses individuales que nos hagan olvidarnos del sentido del bien común.

Nadie Sin Hogar es imprescindible. Si queremos ser realmente una sociedad del bienestar, inclusiva y acogedora, no podemos permitirnos dejar fuera y expulsar a aquellas personas más vulnerables y con mayores dificultades. Sobre todo desde un enfoque estructural del sinhogarismo, que intenta alejarse de atribuciones y responsabilidades únicamente individuales de las personas sobre su situación de encontrarse sin hogar, y en el que reconocemos que nuestra sociedad es una sociedad del descarte, que deja fuera a las personas que no considera productivas, y las arrastra a la periferia y a la exclusión de manera espiral.

Propuestas para acabar con el sinhogarismo

Ante este panorama desolador, seguimos diciendo que “Nadie Sin Hogar es posible” por paradójico que parezca. Ahora bien, para ello es necesario un fuerte y claro compromiso con las personas y el acceso y ejercicio sus derechos, impulsando políticas públicas que lo favorezcan y también con un compromiso de la sociedad por ser cada vez más inclusiva con quienes viven situaciones de grave exclusión.

Nos parece importante poder hacer un ejercicio de concreción para que “Nadie Sin Hogar” sea posible, por lo que planteamos 5 propuestas generales

  1. Política pública de vivienda
  2. Políticas de prevención del sinhogarismo
  3. Garantía de Ingresos
  4. Mirada de Derechos Humanos
  5. Acompañamientos Social

Como cada año, sintetizamos y concretamos estas propuestas para acabar con el sinhogarismo, a modo de interpelación: ¿Y TÚ QUÉ DICES?

  • A la ciudadanía:

Necesitamos aprender a mirar a las personas sin hogar con las que cada día nos cruzamos, entendiendo su situación como una vulneración de Derechos Humanos.

  • A las Entidades Sociales:

Debemos impulsar los espacios de trabajo en red y coordinación, para ser más eficaces en el acompañamiento a las personas en situación de sin hogar.

  • A los medios de comunicación:

Les pedimos una información más cercana a la realidad de las personas en situación de sin hogar, alejándose de miradas estereotipadas o sensacionalistas, e incorporando la vulneración de derechos a la narrativa comunicativa.

  • A las Administraciones Públicas:

Reclamamos el diseño de unas políticas públicas reales que garanticen el acceso a los derechos, en especial, impulsar medidas de fomento del alquiler social y ampliación del parque de vivienda pública.

Actos en Madrid

Jueves, 22 de noviembre – Acto de calle – Día de las Personas sin hogar

  • Desayuno de prensa con lo medios de comunicación – 10:00h
  • Marcha con el recorrido – 11:00h –  desde Callao
  • Acto de calle en pza de Ópera – 12:00h

Lunes 26 de noviembre – Instalación Artística “Enfocar de nuevo”

  • Patio de Cristales de Cibeles –  Instalación Artística realizada por personas sin hogar “Enfocar de nuevo” – De 13:00 – 19:30h

Otros actos en Noviembre

Curso de Fotografía Social. Enséñame a verte 

Viernes 16 de noviembre de 10 a 13h

Más información e inscripción: http://www.caritasmadrid.org/fotografia-social-ensename-verte

Curso dirigido a personas voluntarias y personas sin hogar que quieren aprender a transmitir a través de una fotografía la situación en la que muchas veces se encuentran las personas que se encuentran en situación de sin hogar.

Exposición Invisibles a tu lado

Esta muestra, es el  nombre que recibe la exposición de las 25 imágenes finalistas y premiadas en el I Concurso de Fotografía convocado por la Fundación Luz Casanova y cuyo objetivo era sensibilizar sobre la realidad que viven las personas que carecen de un hogar. En esta exposición, el arte se hace imagen, nos acerca a las distintas realidades de la vida de estas personas y nos hace tomar conciencia de la desigualdad ue tenemos más cerca.

A través de esta comunicación les invitamos a la Inauguración de la Exposición Invisibles a tu lado que tendrá lugar el 8 de noviembre a las 18,30hrs  en el Café Libertad 8, C/ Libertad 8 de Madrid.